Electrónica gipuzcoana
Electroguipuzcoanawww.electroguipuzcoana.com

Empresa

Electronica Informatica Guipuzcoana
C/Balleneros 4 Bajo
20011 Donostia (Gipuzkoa)
Tfno.: 943...  ver teléfono / fax
info@electroguipuzcoana.com

Cómo elegir bien una videocámara

Cómo elegir bien una videocámara
Debido a las diversas tecnologías existentes y a la gran cantidad de modelos, la elección se ha convertido en una tarea complicada. A la hora de adquirir una videocámara hay que tener en cuenta algunas características y aspectos técnicos fundamentales, como son el tipo de sensor que utiliza, la estabilización de imagen, si la pantalla actúa o no de visor, las conexiones, el zoom óptico y el digital, entre otros factores. A continuación, se hace un repaso que puede ayudar a elegir el mejor modelo.

La óptica
Actualmente los modelos existentes en el mercado utilizan una óptica con tres tipos de sensores: CCD, 3 CCD y CMOS. Los sensores CCD y CMOS se diferencian en la tecnología empleada para convertir en señal eléctrica la cantidad de luz recibida por las lentes y en principio ambas son igual de buenas, pero 3 CCD aumenta su calidad por sus tres sensores. Es importante sin embargo, tener en cuenta la resolución del sensor que se indique en la cámara, cuyo rango que puede ir de los 300.000 píxeles a los ocho millones de píxeles. En cuanto a luminosidad, al igual que en las cámaras de fotos, la numeración baja de la variable "f" supone una mayor luminosidad en la óptica.

Zoom
Es importante diferenciar el número de aumentos conseguidos mediante el zoom óptico y el digital, al igual que ocurre en las cámaras de fotografía. El zoom óptico realiza el aumento mediante las lentes, sin perder calidad en la imagen obtenida. Sin embargo, el zoom digital se realiza mediante un proceso de reconstrucción digital de la imagen, con una pérdida de resolución cuanto mayor sea el aumento seleccionado.

Estabilizador de imagen
A la hora de realizar una grabación sujetando la videocámara con las manos, el leve temblor de éstas suele apreciarse posteriormente en la imagen, observándose un movimiento inesperado en la grabación. Para solucionar esto, las videocámaras incorporan diferentes tecnologías para estabilizar en la imagen dicho temblor. Hay que tener en cuenta que este movimiento es más acusado conforme se aumenta más el zoom en una grabación.

Pantalla/visor
Para la visualización de las imágenes durante la grabación se utiliza una pantalla LCD a modo de visor. Junto con su tamaño, que suele oscilar entre las dos y las cuatro pulgadas, es importante conocer la resolución de la pantalla, así como las opciones de regulación del brillo y luminosidad de la misma en condiciones de luz natural. Además, es muy recomendable que la pantalla pueda girarse en diferentes ángulos para poder grabar desde todas las posiciones.

Dimensiones
Al igual que ocurre con los portátiles, una disminución del tamaño, con las mismas prestaciones que cámaras de mayor tamaño, conlleva un aumento considerable del precio. Sin embargo, las videocámaras de menor tamaño suelen tener una óptica más pequeña y sensores de menor resolución. El tamaño también lo condiciona el tipo de sistema de almacenamiento de la imagen utilizado, siendo las videocámaras que utilizan tarjetas de memoria o discos duros SSD las que más optimizan sus dimensiones, dado su reducido volumen. Otro aspecto que se debe tener en cuenta es la ergonomía de la videocámara y su manejo a la hora de grabar en diferentes condiciones.

Conexión
Las videocámaras deben disponer de diferentes conectores; los más básicos son las salidas de audio y vídeo en sus diferentes formatos, como Super Vídeo o Vídeo Compuesto. Además, si dispone de una entrada de micrófono auxiliar, es un punto extra para poder utilizar micrófonos externos. En cuanto a la conexión con el ordenador, actualmente lo más común es que la cámara cuente con un puerto USB, aunque algunos modelos incorporan una conexión Firewire, que ofrece una mayor tasa de transferencia a la hora de pasar las grabaciones al ordenador.

Autonomía de la batería
La mayoría de las videocámaras disponen actualmente de una batería extraíble recargable. Sin embargo, su duración varía dependiendo del modelo. Es esencial conocer de antemano la duración de la batería en condiciones normales, para poder decidir si es necesario disponer de una batería adicional a la hora de planificar una grabación de vídeo. Normalmente, las videocámaras actuales disponen de unas dos horas de grabación continua.

Utilización como cámara de fotos
A pesar de no ser su función principal, la posibilidad de realizar fotografías desde la cámara de vídeo es una de las opciones que por defecto incorporan la mayoría de las videocámaras disponibles en el mercado. En este sentido, hay que tener en cuenta la resolución obtenida por el sensor (normalmente se utiliza un sensor independiente al de vídeo para la toma de fotografías), así como las posibilidades de utilización en el mismo momento en que se realiza una grabación de vídeo.

Funcionalidades extras
A pesar de que es aconsejable editar el vídeo a posteriori, es decir, una vez terminada la grabación, es importante conocer las funcionalidades que incluye la videocámara para poder controlar algunos de sus parámetros, como balances de blancos, exposición, enfoque, color, etc.

Tipos de almacenamiento
En los últimos años, las videocámaras han pasado de utilizar un único sistema, basado en cintas magnéticas, a diferentes tipos de almacenamiento en función de sus prestaciones y tamaño.

Videocámaras de cinta
Las que utilizan un sistema de cintas para almacenar los datos de grabación son las más económicas del mercado.

El formato de cinta miniDV es el más utilizado en la actualidad, debido a su proliferación como casi único sistema de almacenamiento en los últimos 10 años. En el pasado fueron mayoritariamente usadas las cintas en las videocámaras Digital 8. Actualmente, las videocámaras que utilizan un sistema de cintas para almacenar los datos de una grabación se encuentran en el segmento de las más económicas del mercado. Sin embargo, su calidad no tiene por qué ser inferior a la de otros métodos de almacenaje.

A la hora de adquirir una videocámara que utilice este sistema de almacenamiento, hay que tener en cuenta que su proceso de digitalización, por ejemplo, para poder ser editado y montado desde un ordenador, es más complicado, debido al proceso de captura de la imagen necesario para su posterior edición. Además, en esta fase, dependiendo del tipo de códec utilizado, se pierde calidad con respecto a la imagen original.

Videocámaras de disco óptico
Para usuarios que utilicen de forma continua la videocámara, el gasto en discos ópticos es muy superior a otros sistemas de almacenamiento.

Las videocámaras que utilizan como formato de almacenamiento discos ópticos como DVD y miniDVD son la evolución de las videocámaras de cinta. Su ventaja radica en poder visualizar las grabaciones de forma sencilla, al insertar el disco DVD en un reproductor de DVD o PC. Por tanto, no es necesario utilizar cableado adicional ni sistemas de capturas para acceder a las grabaciones.

Este tipo de videocámaras suelen aceptar DVD grabables y regrabables, sin embargo, para usuarios que utilicen de forma continua la videocámara, el gasto en discos ópticos es muy superior a otros sistemas de almacenamiento como cintas o discos duros. El proceso de edición digital y montaje es más complicado que en otras tecnologías, ya que es necesario extraer, mediante alguna aplicación compatible, la grabación en DVD a un disco duro del usuario antes de su edición.

Videocámaras de disco duro
Una de las opciones más demandadas en la actualidad son las videocámaras con disco duro, ya que permiten disponer de una gran cantidad de espacio (entre 20 y 120 gigabytes) donde almacenar las grabaciones. Al estar la grabación en formato digital, su traspaso a una PC es un proceso sencillo mediante un cable USB o Fireware. De esta forma se pueden editar los vídeos con rapidez.

Videocámaras de tarjeta de memoria
Otra variante para al almacenamiento son las videocámaras que utilizan tarjetas de memorias removibles para almacenar el vídeo (entre un gigabyte y 32 gigabytes). Dependiendo del tipo de cámara, se utiliza un formato de codificación diferente, siendo el formato AVCHD el más empleado actualmente para grabaciones de alta definición.

Las ventajas de las tarjetas de memoria son su gran capacidad actual y el poder disponer de nuevas tarjetas conforme los usuarios necesiten ampliar el espacio disponible para almacenamiento. Por otro lado, debido al tamaño reducido de estas tarjetas, las dimensiones y el peso de la videocámara son inferiores a las que utilizan discos duros u otros formatos de almacenamiento.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aqui.

 Todos los derechos reservados.
Web site desarrollado por DMacroWeb mediante la herramienta DM Corporative